Dr. José I. Belda Sanchis

EL GLAUCOMA                       

Se conoce como glaucoma a un grupo de enfermedades que producen un daño en el nervio óptico, generalmente como consecuencia de un aumento en la presión intraocular (PIO).

Aunque hay muchos tipos de glaucoma, el más frecuente en nuestro medio es el glaucoma crónico primario de ángulo abierto. Explicado sería:

Glaucoma = daño en el nervio óptico producido por la PIO (presión intraocular).

Crónico = aparece de forma lenta y paulatina. Como todos los procesos crónicos, sigue estando ahí aunque se trate.

Primario = no se conoce la causa que lo produce.

De ángulo abierto = El espacio entre el iris y la córnea (ángulo camerular) es amplio, en contraste con el glaucoma de ángulo estrecho, donde por esta causa aumenta la PIO.

El principal problema del glaucoma primario de ángulo abierto es que no produce síntomas, hasta que la enfermedad está muy avanzada. El aumento de presión intraocular es asintomático, pero va dañando el nervio óptico poco a poco y afectando inicialmente a la visión periférica, produciendo una restricción progresiva del campo visual (ver foto), de la cual solo somos conscientes cuando ya está muy avanzado el daño y se afecta la visión central.

Por ello se conoce a la enfermedad con el sobrenombre de “ceguera silenciosa”

Pero el diagnóstico de glaucoma no tiene porque identificarse con ceguera. Los glaucomas que son diagnosticados precozmente y tratados adecuadamente pueden mantener perfectamente la visión y evitar el peor desenlace.

Por ello es muy importante el diagnóstico precoz de la enfermedad, que solo puede realizarse mediante una exploración oftalmológica realizada por un oftalmólogo, y que tiene mucha más importancia en aquellos pacientes que tienen antecedentes familiares de la enfermedad.

El este blog pretendemos contestar poco a poco las dudas que puedan existir sobre el glaucoma, su diagnóstico, los mitos de la enfermedad y las distintas alternativas de tratamiento, siempre desde una óptica clara, honesta y basada en la evidencia científica.

Tan solo espero que pueda resultar útil para los pacientes y sus familiares.

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Archivos

Últimos Tweets